Tecnología y Vida artificial en la Literatura (1ra parte)

PigmalionLos mitos y narraciones literarias muestran un hecho: la estructura psicológica de una época, de una sociedad, de un escritor. El mito de Pigmalión cuenta que hubo un rey ofendido por las historias que en su vida conoció sobre la infidelidad del amor de las mujeres y se dedicó a un arte que había aprendido, la escultura, talló la escultura de una mujer tan bella, como había deseado, le besaba y hablaba, esperando que el cuerpo de marfil fuese piel, que ella a diferencia de las mujeres reales le expresara un amor puro; regalos, adornos y atenciones tenía con esta imagen y le llamaba esposa. En la versión del poeta Ovidio en las Metamorfosis continúa mencionando que un día, en la fiesta de Chipre de donde era rey, se celebraba a Afrodita, en aquella celebración pidió a la deidad el milagro de que aquella estatua cobrara vida, como Gepetto deseaba un hijo, así el rey deseaba una esposa, y la diosa atendió el ruego. Soñó que esto se daba, abrazaba y mantenía en sus brazos a Galatea, la estatua-mujer, y su sueño fue realidad… La universalidad de los mitos nos permite indicar una actitud propia de nuestro tiempo, y de todo tiempo, caracterizada por la relación entre Pigmalión y Galatea, el Deseo y el Objeto del deseo. En filosofía de la psicología se designa como agalmatofilia, amor, apego exagerado a los objetos pero, también, búsqueda de los objetos en forma semejante a como la filosofía es al tiempo amor a la sabiduría y búsqueda de la verdad, el efecto Pigmalión es amor a los objetos y búsqueda de la artificialidad: el amor infiel o el desagrado frente a la actitud humana se supera en la seguridad y comodidad que los objetos brindan.

Continuar lectura en: Tecnología y vida artificial en la literatura

Héroes y Superhéroes [Parte II]

Sobre el origen de los nombres En el Crátilo, se expone una discusión sobre la rectitud o adecuación entre las palabras y las cosas, la cuestión gira en torno a si los nombres que los objetos, personas, lugares, animales, dioses o ideas tienen existen por naturaleza, esto es, porque expresan la naturaleza fundamental de la cosa o el ser que designan, o por convención, es decir, porque las costumbres, valores o usos de los diversos pueblos y hombres así lo han decidido. Entre todos los nombres que se estudian en el diálogo se encuentran los nombres de los héroes, de hecho, la propia palabra “héroe” es definida. Nuestra indagación está entonces dispuesta para avanzar en el conocimiento de los héroes, caminaremos por los razonamientos platocráticos en busca de lo que allí no está: la heroicidad, al tiempo que haremos uso de un nuevo paralelismo con algunos superhéroes y lo que sus nombres nos dicen, de ellos y sus autores.*

Cratilo-Batman-Daredevil

* Continuar la lectura en el siguiente enlace: HeroesySuperheroes2

Héroes y Superhéroes [Parte I]

¿Quién tiene la ventaja moral/ética?

En el diálogo Hipias Menor, uno de los mejores escritos platónicos, se plantea la cuestión de la ventaja moral al mentir a partir de una comparación entre Aquiles y Odiseo los protagonistas de las obras mayores de Homero: Iliada y Odisea. El primero de estos personajes tiene fama de gran guerrero y corredor, tal vez el más veloz de todos, una versión griega de Flash, sólo que no ha sido golpeado por un rayo, sino bendecido por una deidad. Odiseo, célebre por su idea de llevar un caballo de madera a los troyanos y ganar la guerra que libraban por diez años es apreciado por su invención. Aquiles es observado a través del escrito homérico como alguien moralmente mejor que Odiseo, puesto que es más sabio que éste, esto es, su saber es natural. Esta condición y no la de ser un fiero guerrero o hábil en la pista es la que le permite ser un sabio mentiroso. Odiseo, en cambio, hábil en engaños y estratagemas es simplemente un mentiroso sabio, esto es alguien que miente porque sabe, no alguien que sabe porque miente o engaña.

Flash-Aquiles

Continuar la lectura en el siguiente enlace: HeroesySuperheroes

Joan Maragall

 

EXCELSIOR
Vigila, esperit, vigila,
no perdis mai el teu nord,
no et deixis dur a la tranquil.la
aigua mansa de cap port.

Gira, gira els ulls enlaire,
no miris les platges roïns,
dóna el front en el gran aire,
sempre, sempre mar endins.

Sempre amb les veles suspeses,
del cel al mar transparent,
sempre entorn aigües esteses
que es moguin eternament.

Fuig-ne de la terra immoble,
fuig dels horitzons mesquins:
sempre al mar, al gran mar noble;
sempre, sempre mar endins.

Fora terres, fora platja,
oblida’t de ton regrés:
no s’acaba el teu viatge,
no s’acabarà mai més.

 

Hoy celebramos en Bogotá el Día de Sant Jordi y presentamos los dos libros que saldrán de la mano de César Augusto Hernández Gualdrón de estas sesiones de Filosofía de la Técnica en el Centro Cultural Gabriel García Márquez. Mientras, un poema precioso de Joan Maragall.

En 20 años seremos inmortales

 

Desde diversos ámbitos de la ciencia y de la técnica parecen converger las ideas de que en 20 Inmortalesaños se producirá un punto de inflexión y entraremos en otro nivel técnico que nos permitirá ampliar la vida o, acaso, como afirma Kurzweil, ser inmortales.

Kurzweil escribió para el diario británico The Sun:

“Yo y otros científicos creemos que en 20 años tendremos los medios para reprogramar el software ‘de la edad de piedra’ de nuestros cuerpos para que podamos detener y revertir el envejecimiento. Entonces la nanotecnología nos permitirá vivir para siempre”

Curiosamente esto es algo que las medusas Turritopsis Nutricula parecen ya haber logrado sin tener nociones avanzadas de tecnología.

“Al final los nanobots reemplazaran nuestras células sanguíneas y harán su trabajo con mucha mayor eficiencia”.

“En 25 años podremos hacer un sprint olímpico por 15 minutos sin tomar un respiro, o bucear por horas sin oxígeno”.

Seremos según Kurzweil, una especie de Super Usain Bolts robots o delfines humanos (probablemente con la alegría de los cetáceos sintetizada electrónicamente).

“Víctimas de ataques al corazón —que no hayan tomado ventaja de los ampliamente disponibles corazones biónicos—conducirán calmadamente al doctor por una operación menor mientras sus hemobots los mantienen con vida”.

“Si quieres entrar en modo de realidad virtual, nanobots apagarán las señales cerebrales y nos llevarán a donde queramos. El sexo virtual será lugar común. Y en nuestras vidas diarias figuras holográficas aparecerán de la nada para explicarnos lo que está sucediendo”.

“Así que podemos esperar un mundo donde los humanos se convertirán en cyborgs, con órganos y extremidades artificiales”.

¿Soñaremos entonces con ovejas eléctricas?

En una carta escrita por Ray, titulada “Conoce tu Futuro”, parte del concepto de su proyecto conjunto con Google, la Universidad de la Singularidad, el provocativo futurista hace alusiones a la posibilidad de desarrollar como proyecto empresarial una red de prostitución transplanetaria con spas eróticos para extraterrestres:

“Nuestros profesores retarán tu mente y te invitarán a que te cuestiones no sólo preguntas como ¿habrá vida en otros planetas?, sino también si estos seres tienen agujeros sexuales y como sería posible monetizar este fenómeno.”

Además, la extraña misiva incluía algunas provocativas invitaciones del estilo:

“Muy pronto alguien —probablemente tú— desarrollará una tecnología que revolucionará al universo mismo. La primera vez que tuve una verdadera visión entrepeneur fue durante una sesión de masaje shiatzu al interior de una cámara de gravedad cero”.

!!!-androides-inmortalesEl mundo según Kurzweil evolucionará bajo el grial de la tecnología: para el año 2020 ya tendremos computadoras incorporadas a nuestro cerebro y en 2029 estaremos construyendo máquinas con la misma inteligencia que nosotros.

De esta forma las computadoras aprobarán la prueba de Turing, la cual fue diseñada para corroborar la existencia de inteligencia en una máquina. La prueba se basa en que un juez situado en una habitación diferente a la de una máquina y a la de un ser humano siempre es capaz de distinguir, a través de una serie de preguntas (en cuyas respuestas es permitido mentir), quién es la máquina y quién el ser humano. En el caso de que no fuera capaz de distinguir la diferencia, se podría considerar que la máquina es inteligente.

Y entonces, cuando ya sean obsoletas cosas como la realidad virtual (como en la película Días Extraños) y las experiencias transpersonales (como en la película ¿Quieres ser John Malkovich?) llegará la Singularidad. En el año 2045 las máquinas superarán completamente al ser humano entrando en una era de autoactualización y automejora constante, disparando a la estratósfera la evolución. Sin embargo, no sucederá como en la cinta Terminator 2, donde las máquinas destruyen al hombre, pues nosotros seremos ellas y ellas nosotros, indisociablemente unidos por un hipervínculo ciberhumano.

Será entonces, según las proyecciones más lejanas (y tal vez desaforadas) de Kurzweil la era de la post-biología (o del transhumanismo) donde la muerte se habrá superado. Lo que seguirá será una especie de paraíso de la tecnointeligencia. Para el año 2099 se habrán creado computadoras planetarias (algo similar a la Noósfera, de Teilhard de Chardin, pero dentro del materialismo) y en algún punto intermedio los hombres-máquinas lograrán descargar su conciencia en una gigantesca supercomputadora, para así trascender y existir por la eternidad.

Tal vez esto sea posible, pero habría que pensarlo bien, si escogemos el camino de la hipetecnología como método evolutivo, ¿no estaremos dejando de lado el camino de la autotransformación biológica, de que nuestros cuerpos sean las naves y no las naves los cuerpos, un camino que posiblemente también nos pueda llevar a la inmortalidad?

Hay mucho por hacer. Lo veo, sólo queda hacerlo.